S.B.H.A.C.

Sociedad Benéfica de Historiadores Aficionados y Creadores

Cartelistas republicanos de la Guerra Civil española

59.- Jacint Bofarull Foraster (Barcelona 1903 - 1977)

Dibujante y decorador. Se formó en la Escuela de Bellas Artes y en el Círculo Artístico de Sant Lluch. Desde muy joven tiene que empezar a trabajar y colabora en diversas publicaciones barcelonesas, como El Borinot (1924), La Jornada Deportiva (1924) y Xut (1925). Todas estas primeras producciones, muy influidas por el estilo de Alfredo Pascual Benigani, estaban firmadas generalmente con el seudónimo de Gripau y eran dibujos de un estilo agresivo. Cuando Bofarull se dedica profesional y plenamente al dibujo, abandonan-do sus seudónimos, es cuando su estilo experimenta una transformación que, en aquellos momentos, le sitúa en la vanguardia de los artistas de su época, con una manera de hacer nueva y atrevida que, al mismo tiempo, continuaba teniendo un espíritu crítico y mordaz que siempre estaría presente en su producción. La época más completa de Bofarull fue, sin lugar a dudas, la de la República. Durante esos años, el artista refleja la realización de sus idea-les y la plenitud de su arte de caricaturista y de dibujante popular a través de El Mundo Deportivo (1929-1933), El Diluvio (1933-1936) y L'Esquella de la Torratxa. En este período diseña plafones de hierro forjado para decorar los locales de El Mundo Deportivo y los murales del Café Euzkadi. Se distinguió también como cartelista (realizó numerosos carteles de guerra) y dibujante publicitario. En 1939 marchó a Francia, donde, además de dedicarse a la ilustración de libros y decorar diversos establecimientos, trabajó en el diario L'lndependent haciendo popular una tira de un personaje catalán. En 1950 siente la necesidad de hacer las Américas y viaja a Buenos Aires y Caracas, donde colabora con la prensa y donde creará sus personajes como Gaucho Matecito y Merceditas. Como director artístico de Philips, en 1959, hace una escapada a Cataluña y decide establecerse definitivamente en Barcelona. Celebró varias exposiciones individuales en París y Perpiñán. A pesar de una grave enfermedad, continúa trabajando, realiza murales de cerámica y colabora con sus dibujos en numerosas publicaciones como El Correo Catalán, que le encarga una serie de páginas en color para la edición dominical.

Información: EPHEMERA - BNE

 

59.1.-  Mucha fuerza en este campesino transformado en miliciano por obra y gracia del arte de Bofarull.

59.2.- Un excelente cartel de Bofarull donde la rubia y decidida catalana, parece tenerlo muy claro. No piensa tolerar a los emboscados.

59.3.- La flecha roja, compuesta de feroces y numerosos milicianos va a romper la cruz gamada en un tema muy del gusto de los cartelistas republicanos, que fueran de la ideología que fueran, como artistas, detestaban el nazismo como nadie.

59.4.-  El hombre no fue feliz hasta que leyó L´Esquella. Bofarull tenía mano para la caricatura.